Logo parapark

“Perded toda esperanza los que aquí entráis”
(Dante Alighieri, Divina Comedia)

Con estas palabras de la obra renacentista se presenta Parapark. Ellos mismos se definen como “el primer juego de escapar de una habitación de la galaxia”. Un antiguo edificio de una zona conocida de Madrid o de Barcelona se abrirá para un grupo de 2 a 5 personas. Una vez dentro, el reloj en una pantalla comienza a contar sesenta minutos en los que el grupo tendrá que salir. La fuerza bruta, ya avisan, no es la solución. En su lugar, hay que resolver el enigma oculto. Es una forma de promover el trabajo en equipo, ya que sin él no será posible salir de la habitación.

Sello garantía paraparl

Un lugar en el que las puertas están siempre cerradas y sólo se abrirán para dejarte entrar, tras lo que se cerrarán inmediatamente. No es un lugar que asuste con grandes efectos especiales; no se parará el corazón con sustos. Cada miembro del grupo y, sobre todo, las relaciones entre éstos, son la especia que dará sabor a la aventura vivida en Parapark. Apto para todos los públicos desde 14 años (tutelados, eso sí, por un adulto), los creadores de Parapark pretenden convencerte de que la experiencia será únicamente positiva.

Habitación de parapark

Parapark está disponible en Barcelona, en el barrio de Sants, donde ofrecen el habitáculo 113. En la capital, por su parte, ofrecen el experimento número 5 y el pasaje número 9. Fuera de España, esta aventura también se ofrece en Croacia y en Hungría. El precio es de 41 euros por grupo, y diversas guías de viaje tanto de Madrid como de Barcelona lo recomiendan.

Una vez dentro, puedes tratar de colaborar con tus compañeros y encontrar la manera de salir de la habitación en la que te han encerrado. O también puedes no hacer nada, y esperar a que el tiempo se agote, aunque nadie sabe qué puede pasar, salvo las personas en cuyas manos quedas. Las opciones una vez estés dentro son infinitas, puedes reforzar una relación de amistad mediante la colaboración o puedes echar a perder otra, ante una situación límite en la que tú mismo te habrás posicionado. Después de todo, y como dicen sus creadores, “el nivel de adrenalina lo pones tú”.

Logo parapark con candados